Entrevista a Judith Yannini, Fundación Ciudad de las Niñas Indígenas A.C.

Entrevista a Judith Yannini, Fundación Ciudad de las Niñas Indígenas A.C.

Entrevista a Judith Yannini

Dirigida por: Víctor Zenteno
Escrita por: Maritza Vargas

Judith Yannini: “Y esa se volvió mi pasión, estar en contacto con mujeres,
empoderarlas; ver cómo crecen, y hacer negocios entre nosotras”.

Tras tres años de constitución Fundación Ciudad de las Niñas Indígenas, una A.C.
que ofrece alternativas de desarrollo a las niñas y adolescentes indígenas de
nuestro país, Judith Yannini fundadora de la institución habla con Cadena de
Sonrisas Chiapas.


Tomado de: https://fundacionlaciudaddelasninasindigenas.org/

Con nuestra llegada a la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Cadena de Sonrisas Chiapas,
entre caminos empedrados, casas color amarillo maíz y habitantes de todos los
rincones del mundo se ha topado con Judith Yannini. Fundadora y “alcaldesa” de
una auténtica “ciudad” instaurada en el año 2014 en pleno corazón de San
Cristóbal de las Casas.

En sus “Colonias” (pequeñas aulas de clase) han transitado
cerca de 200 “ciudadanas”: niñas indígenas que a través de un oficio aprenden –
en palabras de Judith- “como ser ciudadanas con plenitud de derechos y
facultad para ejercerlos”.

Con gran interés nos acercamos a los linderos de esta
ciudad llamada “Fundación la Ciudad de las Niñas Indígenas”, para conocer su
trabajo social e impacto en la población que acoge.

La entrevista trascurre en la intimidad del hogar de Judith Yannini, quien nos
recibe con inmensa motivación para platicarnos de lo que ha sido este proyecto
y su apasionante trabajo en pro del empoderamiento de la mujeres en México y
América Latina.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué niñas e indígenas?
Judith Yannini: Yo soy de San Cristóbal de las Casas. Mi contacto con los indígenas ha
sido de toda la vida, durante todos mis años de empresaria trabaje 40 años en la
ciudad de México pero mi función principal era el empoderamiento de empresas
de mujeres.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muy interesante. ¿Podría hablarnos de esta experiencia de
empoderamiento con mujeres?
Judith Yannini: Fui presidente nacional de la organización mundial Le Femmes Chefs
d’ Entreprises Mondiales cuya sede estuvo en México. Con el tiempo la hice
nacional y la abrí a casi toda la república con grupos de redes de mujeres para
empoderamiento y para profesionalizar empresas femeninas. Esto me venía
porque dentro de mi organización me había dedicado siempre a las empresas
financieras particularmente seguros donde tuve casi un promedio de 350 mujeres
en mi empresa.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué su interés en el trabajo con mujeres?
Judith Yannini: Por una deformación profesional {Risas}. Yo buscaba mujeres que
estuvieran divorciadas, con poco tiempo, que cuidaran a sus niños, madres y
padres de familia a la vez, y que buscaran horas para trabajar. Entonces yo las
construía como agentes de seguros y de fianzas, para que pudieran sobrevivir y
darles un buen ingreso, etc. Esta ha sido una pasión para mí de toda la vida.
Simultáneamente me afilie a organizaciones de redes de mujeres internacionales
y me toco con mucho orgullo abrir la república mexicana a casi 28 grupos.
Donde los constituimos legalmente, buscamos la organización, se hicieron las
redes de mujeres de negocios, las conectamos con casi 52 países del mundo y
fomentamos sus negocios. ¡Hacer crecer las empresas chiquitas! A eso me
dedique.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Qué otros logros obtuvo con esta labor?
Judith Yannini: La organización me encomendó ser la vicepresidenta para
Latinoamérica, comisionada para Latinoamérica, así que nos abrimos a varios
países en sur y Centro América. Y esa se volvió mi pasión, estar en contacto con
mujeres, empoderando mujeres, viendo cómo crecen y haciendo negocios entre
nosotras. Se volvió un estilo de vida para mí, muy gratificante.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Y después de esta valiosa experiencia en la Ciudad de México, ¿cómo
regreso de nuevo a San Cristóbal?
Judith Yannini: Hace 10 años regrese a San Cristóbal, con una idea que tenía mi
padre de crear un hotel. Y con todo este lado de mujeres al regresar a San
Cristóbal me dio la idea de crear un hotel que favoreciera a las mujeres.
Entonces el concepto que le di al hotel es de museo textil de manera que está
perfectamente diseñado como museo. Cada cuarto es como una zona de los
altos de Chiapas con sus textiles, hechos por indígenas. Empecé a dar trabajo a
las cooperativas de indígenas, vendiendo los productos en mi hotel y así
favorecer a muchas mujeres con buenos ingresos. Porque ya conoces cuales son
los ingresos de aquí.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Y como surgió la iniciativa de la Fundación?
Judith Yannini: Con el hotel posicionado, habiendo recuperado todas las amistades
de aquí y mi contacto de nuevo con mis indígenas me dije: “¿y ahora que voy a
hacer en San Cristóbal?”. Y empecé a pensar en hacer negocio, pues soy mujer
de negocios…amo mi tierra y amo la gente de aquí. Y decidí abrir una fundación
para tener que hacer, ayudar a la gente y particularmente ayudar a las niñas
indígenas.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué particularmente ellas?
Judith Yannini: Con mis años de experiencia como hotelera y con el tiempo de estar
aquí, me dedique a investigar y a ver sus condiciones de vida, su pasado, el
presente y que quieren a futuro. Y las niñas realmente son invisibles, explotadas.
Antes de hacer la fundación, pensé en la fundación como algo muy de mi alma.
Porque he sido tan beneficiada de la vida que pensé en retribuir en esta parte de
la vida. Y junto a una universidad y tres sociólogas hice una investigación sobre las
condiciones de vida de las niñas. En septiembre de 2014, inicie el proceso de
constitución de la fundación y la investigación con un sustento. Porque
desgraciadamente desde el movimiento del 94 vinieron miles de fundaciones a
San Cristóbal, muchas se dedicaron a hacer el trabajo que ofrecieron pero
muchas otras no. Y con tan mal prestigio de algunas de esas fundaciones, quise
tener un sustento académico muy bien estudiado para la fundación.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Puede hablarnos de este estudio?
Judith Yannini: Se elabora un estudio de los últimos 100 años de las niñas y mujeres en
Chiapas, tengo su situación actual. Entrevista casa por casa, por ejemplo,
cuantos hogares están sostenidos por mujeres, ¿cuál es el promedio de niñas?,
¿qué actividades tienen las niñas desde cuándo empiezan a trabajar, su
escolaridad etc. Una vez tuve todo esto, constituimos legalmente la fundación. Y
me vine con lo que saque de mi jubilación que fue mi capital social para
empezar.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muy interesante…
Judith Yannini: Y comencé a trabar con el proyecto de tener una escuela de talleres
y oficios sobre el ramo turístico, porque el pueblo es para esto. Y porque tuve la
experiencia con el hotel: de que la gente no está preparada y que gana una
miseria, las personas entran y sobre la marcha les enseñan y no les enseñan bien,
la parte emocional de las niñas, la parte de valores de ética no existe.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Y así inicia…
Judith Yannini: Entonces lo primero que pretendí fue conservar su esencia de niñas
indígenas. Me voy a referir a niñas indígenas primero por mi pasión por las niñas
indígenas y segundo porque el 80 % de la población aquí es indígena, son
bilingües, conservan sus costumbres. Parte de lo que hacemos, es que ellas
descubran que “pueden ser”, que son seres con derechos y obligaciones. Por eso
le puse la ciudad de las niñas indígenas, por ciudadanía. Niñas por género.
Ciudad por derechos. Arranque con la ayuda de muchas personas sociólogos,
psicólogos…

Cadena de Sonrisas Chiapas: Podría mencionar uno de los desafíos con los que se ha encontrado
durante este trabajo en la fundación.
Judith Yannini: A las niñas no es fácil reclutarlas. La maldad de darles becas y darles
oportunidades junto al dinero. Cada niña que tengo quiere que le de dinero y me
dicen: “sí voy a estudiar, pero cuanto me vas a dar de dinero”. También
entendimos a través de las entrevistas que las niñas tienen que llevar dinero a la
casa. Entonces no fácilmente las mamás las sueltan para que vayan a estudiar.
Prefieren tenerlas ahí vendiendo rebocitos, haciendo pulseritas, vendiendo en el
mercado o prostituyéndose, con tal que las niñas traigan dinero a casa. Entonces
el trabajo del reclutamiento de niñas me ha sido muy difícil. Finalmente, hemos
terminado dándoles un desayuno, transporte y clases. Cuando terminan su
formación las certifico, las mando de becarias a los hoteles o restaurantes, hacen
sus prácticas y veo que las contraten correctamente. Hasta este momento llevo
en tres años doscientas niñas certificadas y trabajando, con un seguimiento!

Cadena de Sonrisas Chiapas: Lo del seguimiento es muy importante, porque sabemos que no es fácil
encontrar organizaciones que hagan impacto con cambios en la sociedad como
ustedes.
Judith Yannini: Es difícil, pero no es imposible cuando se tiene muy claro el objetivo.
Nosotros lo tenemos muy claro y estamos luchando muy fuerte. Sin embargo,
cuesta mucho trabajo. Si fuéramos autónomos y se pudieran generar los propios
recursos para la fundación pues la modelaría como quisiéramos.
Desafortunadamente, comenzamos con poco dinero y necesito ayuda de
muchas instituciones para que conozcan el trabajo que estamos haciendo, y nos
ayuden. Que este trabajo se institucionalice y pase a segunda o tercera
generación y más. Este es mi proyecto: que esta labor perdure.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Cómo se patrocina la fundación?
Judith Yannini: En los tres años que lleva la fundación la he patrocinado yo sola, pero
me empieza a escasear. El año pasado accedí a un recurso de Indesol y
quedamos muy bien calificados. Tuvimos un donativo de Deutsche Bank. Quienes
nos dieron un donativo por el que concursamos con otras fundaciones, los
empleados del banco nos dieron su dinero y el banco me ayudo con otra
cantidad. También ahora tengo un programa que se llama Libélula de amor, un
programa de beca.
Previo a una investigación de cuanto nos costaría educar a una niña, la cual se
educa en 4 meses dándole una formación de oficio, ejemplo: barista, ama de
llaves, camarista. Nos cuentas 5000 pesos por niñas. Este programa de becas que
estamos promoviendo es para que la gente adopte y sean padrinos de una niña,
nos da el dinero para su capacitación y se da todo el perfil de la niña para que
se pueda hacer seguimiento.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿En que están trabajando actualmente?
Judith Yannini: Conseguimos hacer un taller de charcutería, la compañía GMB de
seguros me regalo para equipar una cocina. Estamos en contacto con dos chefs
certificados en Europa que están trabajando aquí y me van a dar las clases
gratuitas de cocina.
Nosotros empezamos con niñas y ahora tenemos niñas y niños. Estamos muy
felices. Los estamos formando. La meta de este año son 200 niños y niñas más.
El año pasado me dieron el premio de los Rotarios y nos invitaron al concurso de
Miss mundo, para concursar a nivel nacional y a nivel internacional. El proyecto
Ciudad de Niñas indígenas quedo en primer lugar a nivel nacional y en segundo
lugar a nivel mundial. Estos dos proyectos me han tenido muy contenta, han sido
muy significativos para darle un lugar de respeto y admiración a la fundación.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muchas gracias, su labor es increíble. Cuenta con nuestro apoyo para
dar a conocer Ciudad de Niñas Indígenas.

 

 

Entrevista a Judith Yannini por Cadena de Sonrisas- Chiapas