¿Por qué Cadena de Sonrisas Muestra Diferentes Causas?

Cada día, Cadena de Sonrisas recibe un mail, un mensaje, una llamada solicitando ayuda para alguna institución que apoya a población vulnerable o ayuda para una persona en necesidad y que no tiene recursos para poder atenderse médicamente, para comer, para trasladarse a sus terapias o requiere de un aparato ortopédico o de apoyo para poder moverse y tratar de hacer su vida “lo más normal posible”.

Nosotros al mostrarte las diferentes causas, estamos dándote un abanico de opciones para que puedas compartir tus bendiciones con los demás: Despensa, juguetes, ropa, calzado, cobijas, libros, medicamento, aparatos ortopédicos y pañales.

Cada donativo que nos das, lo canalizamos de acuerdo a las necesidades de esas solicitudes, las cuales, revisamos antes de entregar tu donativo, asegurándonos que será de utilidad.

Un donativo puede ayudar mucho, otros, definitivamente cambian la vida de las personas en situación vulnerable.

Cada persona tiene la obligación de compartir, y decimos que es obligación, porque es una de las acciones que te llevan a sentirte feliz y pleno. Al final del día el humano busca como meta: Ser feliz.

Cuando tus necesidades han sido cubiertas, cuando te va muy bien económicamente (si, por tu esfuerzo y trabajo diario) estás conectado con una fuente de abundancia, tus creencias hacia la abundancia son correctas y tu canal de prosperidad está fluyendo como debe, entonces, puedes con facilidad compartir.

Cuando estás limitado económicamente, cuando cuesta trabajo compartir porque “se tiene poco”, es cuando debes de compartir. Porque liberas, porque te permites ayudar y entonces, esa creencia de “no puedo porque no tengo”…cambia, se trasforma en “porque tengo, siempre tengo…puedo compartir”. Fluye entonces la riqueza material.

Una persona siempre es rica; sus tesoros reales no cuestan ni tienen precio, no los compró, los recibió desde el amor.

Una persona realmente rica, no requiere de lo material para ser feliz, sin embargo, como seres humanos, requerimos de dinero para poder conseguir alimento, sustento, bienes y servicios. Por ello trabajamos, para poder merecer esa bendición llamada dinero, o esos bienes que nos ayudan en la vida. Las personas deseamos estar en una posición de confort y eso está bien, cuando estamos ahí, parte de la gratitud, es disfrutar lo que tenemos.

Agradecemos infinitamente a todos los que comparten sus bendiciones con los demás. Bendecimos a aquellos que nos dicen no, que nos cierran las puertas, pues nos mandan a una más grande en donde nos tienen algo mayor.

El compartir es un verbo tan activo como el verbo amar. Se desea desde el fondo del alma y el alma lo desea sentir.

Porque el amar y el compartir, son indispensables para ser feliz; nos llevan a la gratitud, nos invitan a valorar nuestros regalos de vida, nos hacen sentir plenos.
Por ello todos desean amar y compartir. Por eso, enseñamos a nuestros hijos a experimentar estos verbos.

Si estamos en una posición mejor que otro ser humano, es nuestra obligación ayudar, con ello no fomentamos “la flojera”, no es darle el “pan en la boca”, pero si es dar una caricia, una forma de apoyo con un poco de pan, con algo de abrigo, con un detalle que lo haga sentir que le importa a alguien y que la vida, aunque a veces es dura…vale la pena vivirla. No todos tienen las mismas oportunidades que nosotros, no todos tienen la misma capacidad económica que nosotros y si trabajan, mucho, de sol a sol.

Hoy, además de solicitarte despensa para comedores infantiles y juguetes para niños de Nezahualcóyotl, te solicitamos donación de sillas de ruedas para niños y adultos.

Te dejamos fotos de dos casos, sus sillas están muy viejitas, ya han pasado por varias reparaciones y requieren una mejor, más nueva, que les dure más años.

Un ejemplo es la mujer que ven, tiene 41 años y debido a su discapacidad, la requiere de por vida. Su madre de 71 años, la mueve en su silla, pero esta se rompe constantemente (ya no sirve).

El otro pequeño también necesita una silla nueva.

Cadena de Sonrisas, tenía 3 sillas de ruedas que compró para dar servicio a los voluntarios y a sus familiares que la requerían por un tiempo debido a alguna operación, pero las tuvimos que regalar a causas similares. Ya no tenemos de momento este servicio, quisiéramos tener sillas, no para nosotros, sino para poder canalizarlas en estos casos, en donde una silla de ruedas, significa que una persona pueda moverse.

Si puedes ayudar, si tienes una silla que deseas donar y que esté en excelente estado, te la agradecemos infinitamente.

Si te has preguntado, quiero ayudar pero ¿no se cómo?
Ahora ya lo sabes.

GRACIAS POR COMPARTIR TUS BENDICIONES CON LOS DEMÁS.

   

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top