ESTÁS MUJERES SON EXTRAORDINARIAS Voluntariado

Son voluntarias en el comedor de Xochimilco.
Son guerreras, como diría mi amiga Dulce, de Gabriela Figueroa Millan. Son profesionistas y cuando se requiere dan su servicio de talento a los más necesitados, en otras ocasiones, se incluyen en tareas de organización de donativo.

Cada visita igual aplican sus conocimientos de veterinaria, ingeniería, administración y generación de donativo y y si es necesario, acomodan despensas, así también cargan cajas con donativos, y cuando es necesario, van a visitar a las personas y entregan donativos. Están donde se les necesita.

Son alegres y en sus actos se muestra amor y entrega.

Un voluntario cuando de corazón quiere ayudar, lo hace en lo que se necesita, en donde se requiere y el tiempo que se pide la ayuda.

Al seguir un orden, respetar y seguir las indicaciones se logra que los voluntariado se involucren en todo el proceso de ayuda humanitaria y canalización de donativos.

El día de ayer nos apoyaron en el armado de 140 despensas de higiene personal y embolsado de croquetas por kilo.

Para lograr este resultado, se requirió de movimiento de cajas, separación de productos y embolse de despensas.

Cuando los voluntarios trabajan con tanta entrega, sin duda tienen durante ese acto de solidaridad, la recompensa inmediata que es: alegría, risas y reflexiones de vida, cuando se trabaja en equipo, se aprende de los demás, de la plática que se da en ese momento y por lo general, llegan a ser temas o muy divertidos o de reflexión de vida y ello…alimenta el alma.

Gracias al voluntariado se puede mover una asociación o fundación. Es indispensable y muy valorada su participación.

Gracias por ser canal de amor hacia los demás!

Mano a Mano…Voluntario con Damnificado

Dirigir la labor de Fundación Cadena de Sonrisas, en la organización del voluntariado y la canalización de donativos a damnificados por el sismo y huracanes a diferentes poblaciones en la República Mexicana, me ha llenado el corazón y me enorgullezco de ser mexicana.

Tras cada hora en donde el cansancio parecía ganarme, recordaba que a la par mía, estaba todo México, incluso extranjeros, conteniendo a los hermanos víctimas de estas tragedias. Pero lo que más me impulsaba, era saber que estaban en espera de la ayuda, personas desoladas abrazadas de su familia, con la mirada perdida en una montaña de escombros que un día fue su hogar.

El amor se expande cuando es incondicional, es tan grande que no nos cabe en el corazón, por eso sentimos que no estamos haciendo lo suficiente o que podemos dar más. Sin embrago, este impulso nos ha dejado como experiencia, la urgencia de estar más organizados como sociedad y es que con tanta gente parece casi imposible, pero lo estamos logrando. Estamos aprendiendo a ser de verdad útiles, cediendo el paso a quien sabe manejar la situación y reservándonos cuando es mejor no intervenir. Aunque también hemos levantado la voz y con evidencia en mano denunciamos. Estamos recordando lo que es ser amables entre nosotros, a valorar lo que tenemos en México y a enfocarnos en lo poderosos que somos como nación.

La recompensa a este esfuerzo, es encontrar casas con letreros de agradecimiento en las paredes que aun se sostenían, porque a veces el sentimiento gana y el nudo en la garganta no deja salir una palabra. Ver a una madre conmovida al recibir la leche y los pañales para su hijo. Al anciano que extiende la mano para recibir su despensa y una cobija.

Había hogares que ofrecían café y un espacio de descanso para los brigadistas y este gesto de gratitud se tornaba triste, cuando los anfitriones se dan cuenta que su vivienda está en peligro de derrumbe y no queda más que salir y acordonarla, dejando en la pared el letrero que ofrecía cobijo y pasar ahora a la fila de los que esperan la ayuda humanitaria.

Cuando te sientes derrotado…te esfuerzas por superarlo. Cuando menos crees poder…es cuando debes de buscar la forma de lograrlo. Cuando hay demasiado coraje…uno se fortalece.

Cuando hay miedo…aprendes a superarlo.

Cuando parece que no hay nada que hacer…explota la creatividad dando soluciones.

Cuando crees que estás solo…te ofrece ayuda toda una nación.

¿QUÉ DICES…CUANDO HAY UN NUDO EN LA GARGANTA? Mano a mano…voluntario con damnificado.

 

Entregamos tu donativo de ropa, cobijas y despensa al campamento de vecinos de la Torre Osos en la colonia Doctores en la Ciudad de México.

“Ya nadie ha venido a ayudarnos desde hace dos semanas”, nos dijeron.

150 personas están viviendo en casas de campaña, hay mucho adulto mayor. No pueden sacar nada de sus departamentos y nos comentan que serán demolidos los edificios.

¿Pareciera que no lo necesitan tanto el apoyo verdad?

Lamentablemente el sismo tocó a muchos mexicanos de todos los estratos sociales, nadie está exento al dolor, a la perdida, a la muerte. Somos tan vulnerables unos como otros.

Todo lo que tenían dentro de su departamento cada familia, está ahí, atrapado y perdido porque no lo podrán rescatar por seguridad, por no poner en riesgo su vida. Verán caer con los edificios todo lo que guardaba su esfuerzo laboral traducido en lo material…su patrimonio.

“Necesitamos víveres y ropa abrigada para dama y caballero, ¡ropa interior! por favor, hace frío en las noches en el campamento”

¿Qué les contestas?…

Solo puedes decir: la gente les manda este apoyo con mucho amor, esperando les sirva.

Agradecidos, se forman para ayudar a cargar las cajas y como su fueran niños en Navidad, las abren para descubrir la despensa y la ropa solicitada.

Piden “por favor” y dan las “gracias”.

Te señalan el edificio y te muestran cuentes tal piso, para que ubiques cual era su departamento.
Después te voltean a ver con una pequeña sonrisa que pareciera suavizar el rostro que dice “Ya viste? me quedé sin nada” y sin hablar, esa sonrisa se trasforma en puchero.

No dejemos de ayudar!

Si deseas hacer llegar directamente, mano a mano, despensa, mucha despensa, recuerda que son 150 personas, contacta a Cadena de Sonrisas y te damos el dato del contacto, pues al ser área restringida, por seguridad, no puedes pasar a ese punto, a menos que sepan que vas a llevar ayuda y te abren el paso.

Gracias a todos los que siguen apoyando!

Bendicones

COCTEL DE EMOCIONES

“Necesitan contención y terapia de apoyo los brigadistas, los que entregan mano a mano”, nos dijo una amiga psicóloga.

Mano a mano nos entregamos el alma, recibimos más que agradecimiento, la bendición se siente a través de los sentidos que reconocen lo que es amar, compartir y entregarte.

Abrimos el corazón a las emociones y sentimientos de otro ser humano y los brazos al abrazo que sostiene a quien se siente derrotado.

De momento solos nos contenemos, con muestras de cariño, con risas, bromas y compañerismo.

Al armar despensas, organizar ropa y canalizar donativos, platicamos de tu ayuda y expresamos nuestra gratitud, impregnamos de amor y un poco de alegría el apoyo.

No hay tiempo para quejarnos o para cansarnos.

Nos relajamos con una carcajada, compartimos el alimento, nos trasladamos juntos mientras escuchamos que comunidad visitaremos y como es el estado anímico de esas personas damnificadas, una pequeña preparación para saber a lo que nos enfrentaremos: Miedo, desolación, enojo e incluso, posiblemente agresión (el miedo se muestra con violencia) porque han ido, no a ayudarte sino a quererte quitar más de lo que has perdido.

Llegamos al lugar y mostramos servicio, nadie está haciendo un favor a nadie, aquí se trata de entregarte y compartir lo que llevas de una mano para ponerla en otra.

Después…el regreso se envuelve en silencio y reflexión, y a solas nos derrumbamos, lloramos y pensamos en como seguir apoyando.

Iniciamos con la emoción que nos inyecta quien dona, seguimos con la motivación al preparar todo y dirigirnos al lugar, después…nuestras almas se unen…ellos y nosotros…nosotros y ellos.

En el camino, otras brigadas que se convierten en nuevos amigos, reconocemos el dolor en otros ojos y el hambre de justicia nos invade a todos.

La desesperación nos envuelve cuando pensamos en la noche que pasará una familia bajo una carpa o casa de campaña…nos da frío y aun no oscurece.

Intercambiamos palabras con niños que vieron derrumbarse su casa, que esperan un dulce o un juguete, pues los de
ellos, están bajo los escombros…pensamos en nuestros hijos.

Hablamos con padres de familia que han perdido el fruto de su trabajo, familias que ya no tiene patrimonio, mujeres que cuidan de sus hijos que todavía no pueden regresar a su escuela y ancianos que solo esperan en silencio observando lo que pasa a su alrededor.

Los damnificados, los pobres que eran pobres y ahora además…damnificados, necesitan amigos, amigos que traigan esperanza junto con la despensa o las cobijas.

Y con toda esa carga emocional, nos invitan un taco, del guisado que están preparando en una olla grande a mitad de la calle.

Se asoman a ver quién llega y se preguntan ¿para qué?
Visitar una zona cero tiene como motivo único el ayudar, el registrar que es lo que pasa en ese lugar y no solo prometer sino regresar a la semana con una solución.

La gente cierra sus calles, no solo por precaución, por ser zona de riesgo, sino porque necesitan, entre ellos, vivir su duelo, por eso es que cuando vayas a una zona de desastre, pide permiso para entrar, respeta el dolor y su privacidad…aunque la calle sea en ese momento su hogar.

Lleva en tu mochila ayuda y en tu corazón amor, en tu mente fuerza y pide a Dios las palabras correctas si intentas consolar.

Hoy reímos y lloramos, hoy caminamos con amigos que vienen desde lejos, muy lejos, para ayudar.

Hoy de nuevo nos dimos las “gracias” por las alianzas entre fundaciones.

Hoy nos dijimos “Te amo amiga”, vamos pa delante.

Siempre tomamos fotos para mostrar testimonios que tu donativo se ha entregado, pero hoy nos acompañó la fotógrafa Lourdes Christlieb y sin palabras, nos preguntó:
¿Y ustedes como están?…la respuesta la reflejó su cámara.

Estrategia Mano a Mano

Mano a Mano…voluntario con damnificado

La madrugada de ayer, en chofer Bruno se dirigió a Morelos para hacer llegar tu donativo a Jojutla, en el camino varios retenes y más adelante, la invitación por parte de los federales para pasar a dejar la despensa a las bodegas. Bruno, buscó la forma de hacer llegar el donativo y lo logró, dejándolo en la mano de voluntarios que entregarían al día siguiente, en la mañana, cuando fuera menos peligroso. Quienes eran esos voluntarios? Familiares y amigos de los afectados.

Bruno, quiso entregar mano a mano la ayuda, pero, cómo hacerlo sin ponerse en riesgo?

Estrategia Mano a Mano.

Al igual que con Bruno, Alex y Don Antonio, en compañía de un voluntario, Hugo, se citaron con personas que viven en el lugar, los afectados o familiares de los que quedaron sin hogar, con quienes nos contactamos previamente para citarnos en un lugar seguro y de ahí, pasar el donativo a autos pequeños. Avanzaron al lugar afectado, dando aliento y esperanza a los damnificados al mismo tiempo que entregaban tu ayuda que hoy necesitan con tanta urgencia.

Se presentan como Cadena de Sonrisas, canalizadores de donativos, pero siempre, por protocolo de la fundación, explican que es donativo de ustedes, voluntarios, y que ellos son solo quien hace llegar el donativo.

Así, cuando dicen Cadena de Sonrisas, se refieren a todos los que hicieron la cadena de apoyo, desde la donación, organización y canalización.

Después de conocer los lugares donde necesitan apoyo urgente, sobre todo de artículos de primera necesidad y herramienta, Cadena de Sonrisas.

Dentro de todos los correos y mensajes que recibimos, corroboramos quienes nos pueden acercar, pedimos algunas imágenes y nos citamos.

Hay lugares que es difícil el acceso en autos grandes o camiones, debido a la gravedad de la situación, está cerrado el paso, son zonas de posible derrumbe. Por eso es conveniente pasar en autos chicos o motos.

Hemos encontrado que mucha gente del rumbo, además de conocer muy bien a los afectados, presta ese “servicio” de acercarte a la zona donde están los damnificados. Ellos son los que ponen sus autos o motocicletas para trasladar el donativo.

Pueden llevar pocos voluntarios o donantes porque no hay mucho espacio, o llevan donativo o personas.

En estas localidades, listadas en el pasado post, no ha llegado mucha ayuda porque se intenta llegar por los caminos de siempre y esos están cerrados o limitados de momento, pero los lugareños saben de los atajos, por ello, es de gran ayuda para la estrategia mano a mano, contar con su apoyo.

Entonces si puedes evitar que te pidan dejes tu donativo en algún centro de acopio grande o en bodegas (porque no pasa el vehículo grande) y entregar directamente o a través de un amigo o familiar del afectado dispuesto a entregar el apoyo y enviarte testimonio.

Los mexicanos hemos mostrado ser humanos, solidarios y empáticos en situaciones de emergencia y si, somos más los buenos, pero requerimos formarnos en “cadenita” para que facilite la labor de canalización.

Todos somos voluntarios, y sea cual haya sido tu forma de ayuda, es Valiosa y forma parte de esta cadena o red de ayuda humanitaria.

En el siguiente post presentaremos la entrega mano a mano de tu donativo.

 

Programa De Adopción Responsable

PROGRAMA DE ADOPCIÓN RESPONSABLE

Con la ayuda de Rodrigo Estrella, rescatista y protector animal y su programa de adopción responsable, se dio hogar a un gatito.

El comedor infantil “Conviviendo con Pimientita” le recibió con mucha alegría y amor.

Cadena de Sonrisas a través de su programa de apoyo Huellitas en Movimiento, le entregó su kit de bienvenida y lo llevó a su nuevo hogar.

Nos comprometemos a dar mensualmente alimento y arena para este lindo gatito.

Gracias por dar una oportunidad de un hogar!

Entrevista a Judith Yannini, Fundación Ciudad de las Niñas Indígenas A.C.

Entrevista a Judith Yannini

Dirigida por: Víctor Zenteno
Escrita por: Maritza Vargas

Judith Yannini: “Y esa se volvió mi pasión, estar en contacto con mujeres,
empoderarlas; ver cómo crecen, y hacer negocios entre nosotras”.

Tras tres años de constitución Fundación Ciudad de las Niñas Indígenas, una A.C.
que ofrece alternativas de desarrollo a las niñas y adolescentes indígenas de
nuestro país, Judith Yannini fundadora de la institución habla con Cadena de
Sonrisas Chiapas.


Tomado de: https://fundacionlaciudaddelasninasindigenas.org/

Con nuestra llegada a la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Cadena de Sonrisas Chiapas,
entre caminos empedrados, casas color amarillo maíz y habitantes de todos los
rincones del mundo se ha topado con Judith Yannini. Fundadora y “alcaldesa” de
una auténtica “ciudad” instaurada en el año 2014 en pleno corazón de San
Cristóbal de las Casas.

En sus “Colonias” (pequeñas aulas de clase) han transitado
cerca de 200 “ciudadanas”: niñas indígenas que a través de un oficio aprenden –
en palabras de Judith- “como ser ciudadanas con plenitud de derechos y
facultad para ejercerlos”.

Con gran interés nos acercamos a los linderos de esta
ciudad llamada “Fundación la Ciudad de las Niñas Indígenas”, para conocer su
trabajo social e impacto en la población que acoge.

La entrevista trascurre en la intimidad del hogar de Judith Yannini, quien nos
recibe con inmensa motivación para platicarnos de lo que ha sido este proyecto
y su apasionante trabajo en pro del empoderamiento de la mujeres en México y
América Latina.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué niñas e indígenas?
Judith Yannini: Yo soy de San Cristóbal de las Casas. Mi contacto con los indígenas ha
sido de toda la vida, durante todos mis años de empresaria trabaje 40 años en la
ciudad de México pero mi función principal era el empoderamiento de empresas
de mujeres.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muy interesante. ¿Podría hablarnos de esta experiencia de
empoderamiento con mujeres?
Judith Yannini: Fui presidente nacional de la organización mundial Le Femmes Chefs
d’ Entreprises Mondiales cuya sede estuvo en México. Con el tiempo la hice
nacional y la abrí a casi toda la república con grupos de redes de mujeres para
empoderamiento y para profesionalizar empresas femeninas. Esto me venía
porque dentro de mi organización me había dedicado siempre a las empresas
financieras particularmente seguros donde tuve casi un promedio de 350 mujeres
en mi empresa.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué su interés en el trabajo con mujeres?
Judith Yannini: Por una deformación profesional {Risas}. Yo buscaba mujeres que
estuvieran divorciadas, con poco tiempo, que cuidaran a sus niños, madres y
padres de familia a la vez, y que buscaran horas para trabajar. Entonces yo las
construía como agentes de seguros y de fianzas, para que pudieran sobrevivir y
darles un buen ingreso, etc. Esta ha sido una pasión para mí de toda la vida.
Simultáneamente me afilie a organizaciones de redes de mujeres internacionales
y me toco con mucho orgullo abrir la república mexicana a casi 28 grupos.
Donde los constituimos legalmente, buscamos la organización, se hicieron las
redes de mujeres de negocios, las conectamos con casi 52 países del mundo y
fomentamos sus negocios. ¡Hacer crecer las empresas chiquitas! A eso me
dedique.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Qué otros logros obtuvo con esta labor?
Judith Yannini: La organización me encomendó ser la vicepresidenta para
Latinoamérica, comisionada para Latinoamérica, así que nos abrimos a varios
países en sur y Centro América. Y esa se volvió mi pasión, estar en contacto con
mujeres, empoderando mujeres, viendo cómo crecen y haciendo negocios entre
nosotras. Se volvió un estilo de vida para mí, muy gratificante.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Y después de esta valiosa experiencia en la Ciudad de México, ¿cómo
regreso de nuevo a San Cristóbal?
Judith Yannini: Hace 10 años regrese a San Cristóbal, con una idea que tenía mi
padre de crear un hotel. Y con todo este lado de mujeres al regresar a San
Cristóbal me dio la idea de crear un hotel que favoreciera a las mujeres.
Entonces el concepto que le di al hotel es de museo textil de manera que está
perfectamente diseñado como museo. Cada cuarto es como una zona de los
altos de Chiapas con sus textiles, hechos por indígenas. Empecé a dar trabajo a
las cooperativas de indígenas, vendiendo los productos en mi hotel y así
favorecer a muchas mujeres con buenos ingresos. Porque ya conoces cuales son
los ingresos de aquí.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Y como surgió la iniciativa de la Fundación?
Judith Yannini: Con el hotel posicionado, habiendo recuperado todas las amistades
de aquí y mi contacto de nuevo con mis indígenas me dije: “¿y ahora que voy a
hacer en San Cristóbal?”. Y empecé a pensar en hacer negocio, pues soy mujer
de negocios…amo mi tierra y amo la gente de aquí. Y decidí abrir una fundación
para tener que hacer, ayudar a la gente y particularmente ayudar a las niñas
indígenas.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Por qué particularmente ellas?
Judith Yannini: Con mis años de experiencia como hotelera y con el tiempo de estar
aquí, me dedique a investigar y a ver sus condiciones de vida, su pasado, el
presente y que quieren a futuro. Y las niñas realmente son invisibles, explotadas.
Antes de hacer la fundación, pensé en la fundación como algo muy de mi alma.
Porque he sido tan beneficiada de la vida que pensé en retribuir en esta parte de
la vida. Y junto a una universidad y tres sociólogas hice una investigación sobre las
condiciones de vida de las niñas. En septiembre de 2014, inicie el proceso de
constitución de la fundación y la investigación con un sustento. Porque
desgraciadamente desde el movimiento del 94 vinieron miles de fundaciones a
San Cristóbal, muchas se dedicaron a hacer el trabajo que ofrecieron pero
muchas otras no. Y con tan mal prestigio de algunas de esas fundaciones, quise
tener un sustento académico muy bien estudiado para la fundación.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Puede hablarnos de este estudio?
Judith Yannini: Se elabora un estudio de los últimos 100 años de las niñas y mujeres en
Chiapas, tengo su situación actual. Entrevista casa por casa, por ejemplo,
cuantos hogares están sostenidos por mujeres, ¿cuál es el promedio de niñas?,
¿qué actividades tienen las niñas desde cuándo empiezan a trabajar, su
escolaridad etc. Una vez tuve todo esto, constituimos legalmente la fundación. Y
me vine con lo que saque de mi jubilación que fue mi capital social para
empezar.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muy interesante…
Judith Yannini: Y comencé a trabar con el proyecto de tener una escuela de talleres
y oficios sobre el ramo turístico, porque el pueblo es para esto. Y porque tuve la
experiencia con el hotel: de que la gente no está preparada y que gana una
miseria, las personas entran y sobre la marcha les enseñan y no les enseñan bien,
la parte emocional de las niñas, la parte de valores de ética no existe.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Y así inicia…
Judith Yannini: Entonces lo primero que pretendí fue conservar su esencia de niñas
indígenas. Me voy a referir a niñas indígenas primero por mi pasión por las niñas
indígenas y segundo porque el 80 % de la población aquí es indígena, son
bilingües, conservan sus costumbres. Parte de lo que hacemos, es que ellas
descubran que “pueden ser”, que son seres con derechos y obligaciones. Por eso
le puse la ciudad de las niñas indígenas, por ciudadanía. Niñas por género.
Ciudad por derechos. Arranque con la ayuda de muchas personas sociólogos,
psicólogos…

Cadena de Sonrisas Chiapas: Podría mencionar uno de los desafíos con los que se ha encontrado
durante este trabajo en la fundación.
Judith Yannini: A las niñas no es fácil reclutarlas. La maldad de darles becas y darles
oportunidades junto al dinero. Cada niña que tengo quiere que le de dinero y me
dicen: “sí voy a estudiar, pero cuanto me vas a dar de dinero”. También
entendimos a través de las entrevistas que las niñas tienen que llevar dinero a la
casa. Entonces no fácilmente las mamás las sueltan para que vayan a estudiar.
Prefieren tenerlas ahí vendiendo rebocitos, haciendo pulseritas, vendiendo en el
mercado o prostituyéndose, con tal que las niñas traigan dinero a casa. Entonces
el trabajo del reclutamiento de niñas me ha sido muy difícil. Finalmente, hemos
terminado dándoles un desayuno, transporte y clases. Cuando terminan su
formación las certifico, las mando de becarias a los hoteles o restaurantes, hacen
sus prácticas y veo que las contraten correctamente. Hasta este momento llevo
en tres años doscientas niñas certificadas y trabajando, con un seguimiento!

Cadena de Sonrisas Chiapas: Lo del seguimiento es muy importante, porque sabemos que no es fácil
encontrar organizaciones que hagan impacto con cambios en la sociedad como
ustedes.
Judith Yannini: Es difícil, pero no es imposible cuando se tiene muy claro el objetivo.
Nosotros lo tenemos muy claro y estamos luchando muy fuerte. Sin embargo,
cuesta mucho trabajo. Si fuéramos autónomos y se pudieran generar los propios
recursos para la fundación pues la modelaría como quisiéramos.
Desafortunadamente, comenzamos con poco dinero y necesito ayuda de
muchas instituciones para que conozcan el trabajo que estamos haciendo, y nos
ayuden. Que este trabajo se institucionalice y pase a segunda o tercera
generación y más. Este es mi proyecto: que esta labor perdure.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿Cómo se patrocina la fundación?
Judith Yannini: En los tres años que lleva la fundación la he patrocinado yo sola, pero
me empieza a escasear. El año pasado accedí a un recurso de Indesol y
quedamos muy bien calificados. Tuvimos un donativo de Deutsche Bank. Quienes
nos dieron un donativo por el que concursamos con otras fundaciones, los
empleados del banco nos dieron su dinero y el banco me ayudo con otra
cantidad. También ahora tengo un programa que se llama Libélula de amor, un
programa de beca.
Previo a una investigación de cuanto nos costaría educar a una niña, la cual se
educa en 4 meses dándole una formación de oficio, ejemplo: barista, ama de
llaves, camarista. Nos cuentas 5000 pesos por niñas. Este programa de becas que
estamos promoviendo es para que la gente adopte y sean padrinos de una niña,
nos da el dinero para su capacitación y se da todo el perfil de la niña para que
se pueda hacer seguimiento.

Cadena de Sonrisas Chiapas: ¿En que están trabajando actualmente?
Judith Yannini: Conseguimos hacer un taller de charcutería, la compañía GMB de
seguros me regalo para equipar una cocina. Estamos en contacto con dos chefs
certificados en Europa que están trabajando aquí y me van a dar las clases
gratuitas de cocina.
Nosotros empezamos con niñas y ahora tenemos niñas y niños. Estamos muy
felices. Los estamos formando. La meta de este año son 200 niños y niñas más.
El año pasado me dieron el premio de los Rotarios y nos invitaron al concurso de
Miss mundo, para concursar a nivel nacional y a nivel internacional. El proyecto
Ciudad de Niñas indígenas quedo en primer lugar a nivel nacional y en segundo
lugar a nivel mundial. Estos dos proyectos me han tenido muy contenta, han sido
muy significativos para darle un lugar de respeto y admiración a la fundación.

Cadena de Sonrisas Chiapas: Muchas gracias, su labor es increíble. Cuenta con nuestro apoyo para
dar a conocer Ciudad de Niñas Indígenas.

 

 

Entrevista a Judith Yannini por Cadena de Sonrisas- Chiapas

Servicio Social en el Refugio Canino Huellitas Bosque Real.

Cadena de Sonrisas a través de su programa de apoyo Huellitas en Movimiento, convocó a voluntarios a ayudar en la limpieza del refugio canino Huellitas Bosque Real.

Amablemente nos recibió Paola Becerra, responsable de este lugar en donde cuidan a 20 perros rescatados de abandono. Comprobamos que son perros sanos con sus vacunación completa, alegres y felices, lo que habla de un buen trato.

Perros nutridos y sociables que están esperando una oportunidad de hogar.

Los voluntarios hicieron limpieza de las casas y los trastos, sacudieron cobijas, barrieron, jugaron, acariciaron y pasearon a los perros.

Agradecemos a los voluntarios su compromiso y la donación de alimento para los canes y artículos de limpieza para llevar a cabo esta labor.

Admiramos a las personas que se preocupan por los animales rescatados, los que viven incluso en la calle y les brindan alimento y agua, a los que dedican unas horas para brindar amor y cuidados, a los que levantan la voz por ellos y los defienden, a aquellos que de su sueldo, comparten una buena parte para ayudar a los seres vivos considerados los más fieles amigos del hombre.

Gracias por ser un canal de amor hacia los animalitos

Voluntarios en el Hospital Federico Gómez

La misión de los voluntarios que asisten al Hospital Federico Gómez, es dar una sonrisa, alegría y esperanza a los niños que están en proceso de sanación.

Cada visita se lleva un regalo y una actividad para que los pequeños se entretengan.

Desde hace 15 días, varios niños voluntarios nos han apoyado en la manualidad de Caleidoscopios para que los chicos en el Hospital los decoren y disfruten de entretener su mente, imaginando al ver figuras dentro de este juguete.

Los libros son bienvenidos en los hospitales! Esos son nuestros regalos para los pacientes.

Si deseas donar libros de lectura y actividades NUEVOS para los niños internos, son bienvenidos ! Para edades preescolar, primaria y adolescentes.

Agradecemos la oportunidad que nos brindan cada mes Tropa Corazones, al unirnos a este maravilloso voluntariado.

Agradecemos a cada voluntario que asiste o que nos hace llegar material para manualidades.

Sean de regreso para ustedes una lluvia de bendiciones!

Les informamos que las fotografías tienen autorización de los papis de los chicos internos de publicarlas, en el ánimo de que más voluntarios sean los que participen en esta actividad, por ello con respeto se las compartimos.

Gracias por ser un canal de bendiciones para los demás.

Scroll to top